Receta Postres Rollos de canela sin gluten
Postres

Rollos de canela sin gluten

Acompañados con una taza de café caliente, o con un buen chocolate espeso, estos cinnamon rolls sin gluten son ideales, sobre todo cuando los servimos calientes.

Cómo hacer Rollos de canela sin gluten

Los rollos de canela son un postre esponjoso y delicioso, que poseen un maravilloso relleno de canela y azúcar y, además, un exquisito glaseado por encima. Es más, servidos calientes (y, si es posible, recién salidos del horno), mejoran aún más el resultado, sobre todo cuando los disfrutamos en una tranquila mañana de domingo, o como merienda.

Incluso para quienes siguen una dieta sin gluten, también es perfectamente posible elaborar unos rollos de canela sin gluten, usando para ello mezclas de harina sin gluten.

Ingredientes

  • 1 taza de leche entera
  • 1 sobre de levadura seca activa
  • 1/2 taza + 1 cucharada de azúcar
  • 1 huevo
  • 5 cucharadas de mantequilla sin sal
  • 3 1/2 tazas de harina sin gluten
  • 2 cucharaditas de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal

Ingredientes para el relleno de canela y azúcar

  • 3 cucharadas de mantequilla sin sal derretida
  • 1/2 taza de azúcar morena
  • 3 cucharaditas de canela molida

Ingredientes para el glaseado

  • 1/2 taza de azúcar glass
  • 1 cucharada de leche entera
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Elaboración

Empezamos cubriendo un molde para pasteles redondo con un poco de aceite de girasol, y lo reservamos.

En una cacerola al fuego, controlando la temperatura con la ayuda de un termómetro de cocina, calentamos la leche a alrededor de 40 ºC. Luego, vertemos la leche tibia en un cuenco mediano. Espolvoreamos la levadura y 1 cucharada de azúcar, y reservamos hasta que la levadura se disuelva y empiece a formar burbujas (tardará alrededor de 5 minutos).

Añadimos el huevo y 4 cucharadas de mantequilla derretida y enfriada a la mezcla de levadura (reservando, eso sí, la cucharada restante de mantequilla).

Colocamos ahora la harina sin gluten, la levadura, la sal y la 1/2 taza de azúcar restante en un cuenco grande, y mezclamos bien para combinar.

Agregamos la mezcla de harina sin gluten a la mezcla de levadura, y revolvemos bien hasta que todo esté combinado. Es fundamental que la masa quede espesa y pegajosa. Una vez haya adquirido esta textura, dejamos reposar la masa durante 10 minutos.

Colocamos un trozo de papel de horno en la encimera de la cocina, lo espolvoreamos con un poco de harina sin gluten, y enrollamos la masa en un rectángulo de 25 x 15 centímetros, de aproximadamente 60 mm de grosor.

Cepillamos la superficie de la masa con las 3 cucharadas de mantequilla derretida.

En un cuenco pequeño, combinamos la canela con el azúcar moreno. Espolvoreamos luego esta mezcla de forma uniforme sobre la masa que hemos untado con mantequilla. Y procedemos a enrollar la masa en una especie de tronco apretado, pellizcando la costura justo en la parte superior con la finalidad de sellarla.

Utilizamos ahora un cuchillo de sierra para cortar la masa de forma transversal en 12 pedazos. 

Colocamos los rollos situando el lado cortado hacia arriba en el molde para pasteles que hemos preparado al comienzo. Cubrimos con un paño de cocina limpio y dejamos reposar la masa en un lugar cálido durante 1 hora, para que suba. Aunque es cierto que los bollos no crecerán, sí se ablandarán y se expandirán de forma ligera.

Precalentamos ahora el horno a 180 ºC. Cuando los bollos se hayan levantado ligeramente, cepillamos la parte superior con la cucharada de mantequilla derretida que hemos reservado anteriormente. Introducimos en el horno y horneamos hasta que estén ligeramente dorados (tomará alrededor de 30 minutos).

Mientras tanto, empezamos a elaborar el glaseado. Para ello, combinamos en un cuenco pequeño el azúcar glass, la leche entera y el extracto de vainilla, hasta que quede bien suave.

Cuando los rollos de canela se hayan horneado, los colocamos en una rejilla para que se enfríen durante 5 minutos. Vertemos luego el glaseado de forma uniforme sobre los bollos de canela antes de servir. Se recomienda disfrutar caliente.

5/5 (2 votos)
no te pierdas