Receta Postres Tarta de chocolate blanco fría
Postres

Tarta de chocolate blanco fría

De sabor suave y delicado, el chocolate blanco le aporta un sabor menos fuerte y más exquisito. Acompañada con una taza de chocolate negro es aún mejor.

Cómo hacer tarta de chocolate blanco fría

Ingredientes para la masa

  • 150 gr. de harina
  • 80 gr. de mantequilla
  • 3 cucharaditas de cacao o chocolate en polvo
  • 1 pizca de sal
  • Agua fría

Ingredientes para el relleno

  • 300 gr. de chocolate blanco
  • 400 ml. de nata para montar
  • 2 de hojas de gelatina
  • Virutas de chocolate (para decorar)

Preparación

Tamiza la harina y ponla en un bol para mezclar. Unta con un poco de mantequilla un molde de 22 centímetros.

Incorpora ahora la mantequilla y amásalo bien con ayuda de las manos, hasta obtener consistencia de pan rallado.

Incorpora un poco de agua fría y sigue amasando.

Enharina la superficie donde vayas a trabajar la masa y extiéndela con ayuda de un rodillo (debe ser algo más grande que el tamaño del molde).

Ahora, con cuidado, extiende la masa en el molde, adaptándola.

Para retirar los restos que sobren, puedes extender el rodillo por el borde.

Pon papel vegetal en el centro de la masa, añade unas legumbres secas y deja en la nevera durante media hora.

Precalienta el horno a 190º C.

Transcurridos los 30 minutos, saca el molde de la nevera y cuece en el horno durante 15 minutos.

Pasado este tiempo, retira las legumbres y el papel vegetal, y hornea otros 7 a 10 minutos más.

Finalmente, retira del horno, y apágalo.

Ahora vamos a preparar el delicado relleno de chocolate blanco. Remoja la gelatina en un bol con agua durante 5 minutos.

En un cazo pon a hervir agua. Cuando el agua empiece a hervir, encaja en este cazo el bol con la gelatina y disuélvela.

Trocea el chocolate y ponlo en un bol. En otro cazo hierve la nata.

Cuando la nata empiece a hervir, añade al bol con el chocolate blanco y bátelo bien hasta que se funda por completo.

Añade a este bol la gelatina y remueve hasta que se forme una masa. Deja entibiar.

Finalmente, viértelo en la base hecha anteriormente con la masa, y deja en la nevera hasta el momento de consumirla.

Si lo deseas, puedes cortar láminas de chocolate blanco, y pegarlas alrededor de toda la tarta, antes de que el chocolate blanco utilizado para la cobertura se endurezca.

4.5/5 (2 votos)
no te pierdas