Trucos de cocina Cómo conseguir que la lechuga siempre esté crujiente
Trucos de cocina

Cómo conseguir que la lechuga siempre esté crujiente

No te pierdas este truco sencillo para conseguir que la lechuga quede siempre crujiente y perfecta.

Como conseguir lechuga crujiente

En el momento de comprar la lechuga la encontraremos crujiente y verde, si se trata de una iceberg, romana o escarola, pero al pasar unos días vamos notando que las hojas ya no están tan firmes y van quedando algo mustias.

Una vez hayamos comprado la lechuga, lo primero que debemos hacer es meterla en una bolsa y colocarla dentro de la nevera en las gavetas de refrigeración para las hortalizas.

A la hora de escoger las hojas para preparar la ensalada, cogeremos las hojas enteras sin cortarlas para que la lechuga nos dure más tiempo.

Nos disponemos a hacer otra ensalada y nos encontramos con las hojas mustias ¿qué hacer entonces?. Prueba a seguir estos pequeños consejos y verás que buen resultado.

Si queremos volver a recuperar esas hojas crujientes y por supuesto seguir haciendo ensaladas con ella, tan solo debemos ponerla de remojo en un recipiente con agua fría y el jugo de medio limón.

Eso sí, este tratamiento hazlo para las hojas que vayas a necesitar en ese momento para la ensalada, el resto de la lechuga la reservas en la nevera y vuelves a hacer lo mismo para la próxima ensalada.

Siempre y cuando la lechuga esté en buenas condiciones, una lechuga puede durar unos 5 o 6 días y siempre que esté refrigerada.

5/5 (1 voto)
no te pierdas