De temporada Pastel de calabaza vegano
De temporada

Pastel de calabaza vegano

El otoño es tiempo de calabazas, y el pastel se convierte en una opción excelente, suave y aromática para disfrutarlas como nunca. Descubre esta versión vegana del tradicional pastel de calabaza de otoño.

Receta de Pastel de calabaza vegano

Tanto la tarta como el pastel de calabaza se convierten en dos opciones exquisitas tan deliciosas como únicas para disfrutar de la calabaza mediante preparaciones dulces tremendamente aromáticas, que se caracterizan de hecho por ser bastante sencillas de elaborar en casa.

No obstante, es común que la receta tradicional de tarta de calabaza se elabore  principalmente con huevos y leche, dos ingredientes habituales en este tipo de preparaciones. Pero, ¿sabías que es posible sustituirlos para aprender a elaborar un pastel de calabaza vegano?

Ingredientes

  • 2 kg de calabaza pelada, sin semillas y cortada en trozos
  • 350 g de pasta brisa dulce (vegetariana)
  • 200 g de azúcar morena
  • 100 ml de sirope de ágave
  • 4 cucharadas de harina de maíz
  • 600 ml de bebida vegetal (soja, almendras o avena)
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de nuez moscada molida
  • 3 cucharaditas de canela molida
  • Aceite de girasol
  • Harina común (para espolvorear)
  • 1 cucharada de azúcar glas (para espolvorear)

Elaboración

Comenzaremos precalentando el horno a 180 ºC. Mezclamos la calabaza cortada y sin semillas en poco de aceite de girasol en una bandeja para hornear, y asamos al horno hasta que esté lo suficientemente suave como para poder aplastarla con la ayuda de un tenedor (podría tomar aproximadamente entre 40 minutos a 1 hora). Luego, retiramos del horno y dejamos enfriar.

Mientras tanto, sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada, extendemos la masa de pasta brisa dulce hasta obtener el grosor de  una moneda. La colocamos sobre el rodillo y la agregamos con cuidado en un molde de tarta estriado de 23 centímetros. Empujamos la masa en las esquinas con la ayuda de un trozo de masa sobrante. Finalmente, recortamos con cuidado el exceso de masa, dejando alrededor de 1 centímetro colgando del borde del molde (se encogerá a medida que se vaya cocinando). Deja enfriar durante 20 minutos.

Aumentamos la temperatura del horno a 200 ºC, cubrimos la pasta con una hoja de papel de hornear, agregamos legumbres secas y horneamos durante 15 minutos, hasta que los lados se vean ligeramente dorados. Luego retiramos las legumbres secas y el papel de horno, y volvemos a hornear durante 5 a 10 minutos, hasta que la base se vea dorada y seca. Una vez retirada del horno, recortamos los bordes sobrantes con la ayuda de un cuchillo de sierra pequeño.

Vertemos en un procesador de alimentos o licuadora la calabaza asada, el sirope de ágave, el azúcar moreno, las especias, la bebida vegetal, la sal y la harina de maíz, y procesamos mezclando hasta que quede una masa suave. Con la ayuda de un colador, vertemos esta maravillosa mezcla en una sartén pequeña y cocinamos durante 5 minutos más, removiendo continuamente hasta que se espese.

Vertemos ahora esta masa en el interior del molde de pastel, volvemos a introducir en el horno y bajamos la temperatura a 180 ºC. Horneamos durante 30 minutos, hasta que el relleno esté listo. Retiramos, y dejamos enfriar durante 20 a 25 minutos como máximo. Para terminar, cuando se haya enfriado por completo espolvoreamos con azúcar glas, y si deseas, con un poco más de canela molida.

4/5 (1 voto)