Trucos de cocina Cómo asar piña fácilmente (fruta)
Trucos de cocina

Cómo asar piña fácilmente (fruta)

Te descubrimos la forma correcta de preparar, cortar en rodajas y cocinar esta exquisita fruta de verano.

Cómo asar piña en la parrilla

¿Sabías que la piña se convierte en una de las mejores frutas para asar? Gracias a su elevadísimo contenido en azúcar, cuando la cocinamos a fuego alto, como por ejemplo podría ser a través de una parrilla de carbón, tiende a caramelizarse maravillosamente. Se convierte en una receta tan sencilla de hacer como jugosa, lo que significa a su vez que no correremos el riesgo de que pueda secarse.

Además, por su tamaño y forma relativamente uniforme, facilitan llevar a cabo el corte en rodajas planas, perfectamente aptas para asar. De hecho, su carne es tan agradable y firme que no suele romperse mientras las asamos.

¿Por qué es tan recomendable asar piña?

Cuando asamos piña a la parrilla esta tiende a producir unas marcas típicas en los lugares donde las rodajas de piña se encuentran en contacto con la parrilla. Esto, no hay duda, genera un atractivo visual, y la forma en que esas marcas se han vuelto de un color marrón dorado oscuro, es un excelente indicativo de que los azúcares naturalmente presentes en la piña se han caramelizado, produciendo la aparición de sabores nuevos y mucho más complejos.

Una forma óptima de maximizar el área de la superficie de la piña que entre en contacto con la parrilla es cortarla en discos horizontales. Pero esto hará que cada rebanada tenga una sección del núcleo fibroso. Aunque este núcleo es comestible, no es especialmente sabroso que digamos, por lo que antes de cocinarla y asarla es conveniente retirarlo con cuidado.

Cómo preparar la piña

Preparar una piña para asar a la parrilla significa, en primer lugar, recortar tanto la parte superior como inferior, retirar su piel y luego cortarla y eliminar el núcleo (aunque, es cierto, también es perfectamente posible extraer el núcleo antes de proceder a cortarla).

Para retirar el tallo, coloca la piña de lado sobre la tabla de cortar, y con la ayuda de un cuchillo de cocinero afilado, simplemente corta hacia abajo y a lo largo de la parte superior de la piña. Lo ideal es no quitar más fruta de la estrictamente necesaria para quitar el tallo. Deja ahora la piña de lado y corta la parte inferior de la misma forma.

Luego, coloca la piña sobre la tabla de cortar y retira la piel cortando hacia abajo, mediante una serie de cortes rectos a lo largo de todo el exterior. Como te hemos indicado, trata de no eliminar demasiada fruta. Justo ahora tendrás una piña en forma redondeada, lista para rebajar y sacar el corazón.

Cortando la piña en su forma correcta

Ahora ha llegado el momento de cortar la piña en rodajas redondas individuales. Solo tienes que colocar la piña de costado y, con la ayuda del cuchillo de cocinero, cortar en rodajas de aproximadamente 1 centímetro de grosor. Puedes cortar el núcleo de cada rebanada individual ayudándote para ello con el cuchillo de cocina. 

También puedes utilizar un recortador o deshuesador de piña. Aunque es una opción útil, no nos sirve de mucho en esta ocasión ya que aún cuando sea extremadamente efectivo para eliminar el núcleo de la piña, lo hace mediante un movimiento giratorio que corta la piña en una larga espirar continua, en lugar de rodajas individuales (que es lo que, en esta ocasión, nos interesa conseguir).

Cómo asar la piña 

Es tan sencillo como asar la piña sobre una parrilla media-alta que se encuentre a una temperatura de entre 180 a 200 ºC, durante un período máximo de entre 3 a 6 minutos, o hasta que se haya dorado adecuadamente y se muestre también ligeramente carbonizada en un lado. Luego, simplemente dale la vuelta con la ayuda de unas pinzas, y repita el proceso por el otro lado.

También puedes optar por marinar las rodajas de piña primero. Una opción de marinado sencillo es añadir un poco de azúcar morena por encima, o una ligera llovizna de miel, y agregar un poco de sal kosher, aceite de oliva virgen extra o un poco de salsa picante.

Igualmente es posible dejar la piña asada tal y como está, y acompañada de una refrescante salsa de yogur.

5/5 (1 voto)
no te pierdas