Receta Postres Helado de caramelo salado
Postres

Helado de caramelo salado

Este helado de caramelo salado, combinado con helado de chocolate negro, es aún mejor. Y si deseas reforzar el sabor salado puedes añadir hojuelas de sal por encima. Delicioso.

Cómo hacer Helado de caramelo salado

La primera vez que probé el helado de caramelo salado me encantó. Tanto que, desde entonces, vuelvo a repetir cada vez que lo encuentro. Aunque es cierto que, también, otra opción ideal es aprender a prepararlo fácilmente en casa.

Y es que, cuando se trata de postres, no hay nada como la maravillosa combinación del dulce con el salado. Y este helado de caramelo salado cumple prácticamente con todos los requisitos: se trata de un caramelo dulce con escamas de sal marina crujiente, que combina a la perfección con cualquier otro helado dulce, como por ejemplo el chocolate.

Eso sí, si prefieres optar por una opción de caramelo salado para otras preparaciones que no sean postres, puedes preparar nuestra salsa de caramelo salado.

Ingredientes

  • 2 3/4 tazas de crema espesa
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 taza de agua
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1/2 taza de leche entera
  • 1 cucharadita de hojuelas de sal marina
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • Hojuelas de sal marina (para decorar)

Elaboración

En una cacerola de tamaño mediano, ponemos 1 taza de crema espesa y calentamos, removiendo con frecuencia, hasta que empiecen a formarse las primeras burbujas, pero sin llegar a hervir. Luego, retiramos del fuego y tapamos con la finalidad de mantener el calor.

En otra cacerola combinamos el agua con el azúcar. Colocamos en el fuego y calentamos a fuego medio-alto, cocinando, sin remover, hasta que el azúcar adquiera un color ámbar intenso.

Retiramos el caramelo del fuego y vertemos inmediatamente alrededor de 1/2 de la crema tibia en la cacerola donde se encuentra el caramelo. Es recomendable hacerlo con la ayuda de un guante de cocina, puesto que el caramelo empezará a burbujear, además de liberar vapor caliente.

Luego, batimos para que los ingredientes se combinen bien, y añadimos, con cuidado, el resto de la crema tibia.

Añadimos ahora la mantequilla a nuestro caramelo cremoso, y batimos bien hasta que se derrite y se combine con el resto de ingredientes. 

Agregamos las hojuelas de sal marina, y dejamos que la mezcla se enfríe a temperatura ambiente.

Vertemos la mitad del caramelo en un recipiente hermético, y reservamos. 

En un cuenco grande, combinamos el caramelo enfriado que ha quedado en la cacerola anterior con el resto de la crema espesa, la leche entera y el extracto de vainilla. Cubrimos e introducimos en la nevera durante al menos 1 hora. Es importante que la base del helado se enfríe completamente antes de batirla.

Luego, cuando esté listo, batimos durante 25 a 40 minutos. Una vez que obtengamos una mezcla lo más cremosa posible, vertmeos la mitad en un recipiente apto para congelador, y vertemos por encima la mitad del caramelo líquido.

Colocamos el helado restante encima, y volvemos a rociar de nuevo con el caramelo. Ahora, con la ayuda de un cuchillo, hacemos un movimiento giratorio con el que conseguiremos mezclar el helado y el caramelo.

Cubrimos e introducimos en el congelador durante al menos 8 horas, o durante toda la noche. 

En el momento de servir el helado, se aconseja añadir hojuelas de sal marina por encima, lo que se combinará a la perfección con el sabor dulce / salado del helado.

5/5 (1 voto)