Receta Postres Leche frita
Postres

Leche frita

De sabor suave y textura cremosa, la leche frita es un postre delicioso ideal para cualquier momento del año. Acompañada de miel de palma es aún más deliciosa.

Leche Frita

La leche frita es un postre delicioso, cremoso, suave y apetecible en cualquier momento del año. Un postre sencillo de elaborar que podemos preparar con ingredientes que tenemos siempre a mano en casa. Con todos los ingredientes se elabora una masa que se cuaja en la nevera y luego lo cortamos en porciones con forma de dados que se fríen.

La leche frita podemos degustarla fría o tibia y, acompañarla con un chorrito de miel por encima. Combina también muy bien con una bolita de helado de dulce de leche o helado de vainilla.

Ingredientes

  • 1/5 l. de leche entera
  • 4 yemas de huevo
  • La ralladura de una naranja
  • La ralladura de un limón
  • Una ramita de canela
  • 120 g de maizena
  • 250 g de azúcar blanquilla
  • 1 huevo
  • Un poco de harina
  • Aceite de girasol

Preparación

Para infusionar la leche necesitamos coger un 1/4 litro de la leche y lo ponemos en un caldero a calentar con fuego suave junto con el azúcar, la ramita de canela, la ralladura de la naranja y del limón.

Los otros 100 ml. de leche que nos ha quedado la reservamos para luego mezclarla con la maizena. Mientras la leche se está calentando, batimos bien las 4 yemas de huevo. Mezclamos bien para que no nos haga grumos los 100 ml. de leche con la maizena y lo añadimos a las yemas batidas, volvemos a remover todo.

Incorporamos esta mezcla a la leche infusionada que ya debería estar caliente. Removemos con fuego bajo hasta que la mezcla se vuelva consistente y, sin dejar de remover para evitar que se nos pegue la mezcla en el fondo del caldero.

Apagamos el fuego y vertemos la mezcla sobre un recipiente cuadrado o rectangular y lo dejamos enfriar a temperatura ambiente.

Lo tapamos con film transparente y lo ponemos en la nevera 2 horas, hasta que endurezca. Sacamos de la nevera, pasamos el borde de un cuchillo por todos los lados y lo volcamos sobre un plato o bandeja. Cortamos la masa de leche en trozos cuadrados o alargados, como se prefiera.

Vamos calentando el aceite, mientras vamos rebozando los trozos de leche. Pasamos primero por harina y luego por el huevo batido y los freímos en el aceite bien caliente. Doramos por ambos lados y los vamos poniendo sobre una bandeja cubierta con papel absorbente para que escurra el excedente de aceite.

Ya tenemos preparada la leche frita, lista para degustarla con un poco de miel, nata o, con azúcar y canela espolvoreada por encima.

Receta original de Teresa Ortiz.

0/5 (0 Reviews)